Todas las entradas por danipajuelo

Sóc periodista, exjugador de waterpolo i un apassionat del viatges. Ara, tirant endavant el gran projecte de FeedBack Media.

10 consejos para viajar a Japón en agosto

10 CONSEJOS PARA VIAJAR A JAPÓN EN AGOSTO

Si tenéis previsto viajar al país del sol naciente en verano, es importante tener en cuenta varios aspectos para disfrutar todavía más de un país realmente fascinante:

  • Comprar el Japan Rail Pass. Vale realmente la pena, ya que no solo permite viajar en los trenes bala, sino que incluye líneas de tren locales, el tour turístico por Hiroshima, el ferry de Miyajima y varias atracciones más. Es recomendable reservar los billetes en las estaciones y llegar con margen de tiempo.

shinkansen

  • Pocket wifi. Para poder tener cobertura móvil, se pueden alquilar wifis portátiles o comprar tarjetas SIM para extranjeros.
  • Tarjeta Suica. Muy recomendable adquirirla para moverse en el metro de las ciudades.
  • Reservar con antelación alojamiento. A mediados de agosto hay días festivos en Japón y suele estar todo ocupado, especialmente en las ciudades más turísticas.

kyoto

  • Alojarse en ryokans. El hotel tradicional del Japón es, en general, bastante caro. A pesar de eso, algunos hoteles de Booking aparecen como habitaciones tradicionales a precios mucho más razonables.
  • La opción AirBnB. Nos encantó alojarnos en apartamentos de ciudadanos japoneses en Tokio, los Alpes japoneses o Kyoto. Es una alternativa más económica y permite vivir como los locales. En los AirBnB de las ciudades suelen incluir wifi y en Kyoto las bicicletas. Hay que aprovechar los consejos de los anfitriones, sobretodo las recomendaciones de los restaurantes de la zona.
  • Aplicaciones recomendadas. Para moverse por Japón, es recomendable descargarse Hyperdia (para trenes y transportes), el clásico Google Maps y Exchange.

osaka

 

  • Escapar del calor. Merece la pena prever la visita de parques en pueblos y ciudades en las horas más duras del día. El calor es sofocante y se llega a los 36 grados con una sensación de bochorno escandalosa. Nosotros fuimos algún día a descansar al hotel después de comer para librarnos del calor durante unas horas.
  • Llevar paraguas. Allá donde fueres… Para evitar los rayos más duros del sol los japoneses suelen llevar paraguas y pañuelos de tela para limpiarse y secarse el sudor.
  • No cargues con bebidas. En cualquier esquina de Japón encontrarás máquinas de vending con bebidas frescas que te aliviarán en las horas más duras de calor.
Anuncios

Ruta de 7 días por Marruecos

Si se dispone de una semana de vacaciones fuera del verano, Marruecos emerge como una gran opción para los viajeros más aventureros. En menos de dos horas de vuelo directo se puede llegar a nuestro país vecino. Todo un choque cultural que nos transporta a otro mundo.

Nuestra ruta de 7 días por Marruecos nos llevó desde Marrakech hasta Fez, cruzando el Atlas y pasando por Uarzazate y los Valles de Rosas y del Dadès. Pasamos una noche en el desierto de Erg Chebbi y seguimos hacia nuestro destino final de Fez.

Un auténtico viaje de contrastes que nos permitió conocer mucho mejor este país con una larga e interesante historia.

DÍA 1: MARRAKECH

Cogimos un vuelo a primera hora de la mañana hacia Marrakech, seguramente la ciudad más visitada del país. Un chófer del riad nos recogió en su moderno aeropuerto y en menos de 20 minutos ya nos encontrábamos en el centro neurálgico de Marrakech: la plaza Yamaa el Fna. Por la mañana, se pueden ver encantadores de serpientes, monos encadenados a sus dueños y vendedores de todo tipo de zumos que compiten por conseguir nuevos clientes.

Mezquita de la Kutubía (Marrakech)

Muy cerca de allí se encuentra la Mezquita de la Kutubía. Tiene 70 metros de alto y es el edificio más alto de Marrakech. A pesar de no poder entrar a visitarla, vale mucho la pena acercarse e, inevitablemente, acordarse de La Giralda sevillana.

Nosotros dedicamos el resto del día a pasear por los zocos de la medina. Y por la tarde, nos dimos el lujazo de ir a un hammam para hacernos tratamientos corporales y un masaje.

Por la noche, volvimos a cenar a la plaza Yamaa el Fna. Docenas de chiringuitos con sus respectivos comerciales ofrecen al visitante sus platos deliciosos a precios razonables.

DÍA 2: MARRAKECH

Al tener la popular Madraza de Ben Youssef en obras durante tres años, dirigimos nuestros pasos hacia otras zonas interesantes de Marrakech. El Palacio de la Bahía es, seguramente, la mejor de todas las visitas que hicimos en la ciudad. Construido por el visir Si Musa a finales del siglo XIX, este palacio tiene decenas de salas, patios y jardines que vale la pena admirar y fotografiar.

Palacio de la Bahía (Marrakech)

Seguidamente nos dirigimos al Palacio Badii. Mucho menos atractivo que el anterior, aquí solo encontramos ruinas y un gran patio central donde cuesta refugiarse del calor.

En la misma zona se encuentran las tumbas saadíes. Esta sí es una visita que merece la pena. Se trata del cementerio del sultán Ahmed Al-Mansur ed-Dahbi. La belleza de su tumba es realmente espectacular y merece la pena hacer la habitual cola de turistas para poder contemplarla.

Nuestra jornada finalizó con la visita a un hammam público de la medina. Una experiencia única solo válida para gente poco escrupulosa.

DÍA 3: ATLAS – UARZAZATE – VALLE DE ROSAS

Alquilamos un coche en el aeropuerto de Marrakech. Desde allí arrancamos nuestra ruta hacia Fez, ruta que primero nos llevaría dirección este. El primer paso fue cruzar el Atlas por una carretera que actualmente está en obras y, por lo visto, durarán varios meses. Es un camino con muchas curvas, sobretodo en la primera etapa. Eso sí, permite disfrutar de vistas espectaculares de esta sierra, una de las más altas del continente africano.

Después de algunas horas de conducción se llega a la espectacular Aït Benhadu. Esta pequeña población es más que conocida por haber sido el escenario de películas como Gladiator, Lawrence de Arabia o Alejandro Magno. Un auténtico plató de cine protegido por la UNESCO.

Aït Benhadu

La ruta cinematográfica continua hasta llegar a Uarzazate, ciudad que cuenta con estudios preparados para el rodaje de superproducciones. Si se quiere, se pueden visitar los Atlas Film Corporation Studios para realizar circuitos guiados. En la misma Uarzazate merece la pena detenerse en el Taourirt Kasbah, el castillo bereber desde el que se puede conocer mejor esta cultura local.

Nuestro camino se detuvo en el Valle de Rosas. En esta zona hay varios pueblecitos en los que el visitante puede alojarse en una hotel o casa regentada por auténticos bereberes. Nosotros escogimos un AirBnB en Ait Ouassif. A pesar de no tener el mayor de los conforts, la experiencia valió mucho la pena para descubrir la realidad de esta minoría mayoritaria en Marruecos.

DÍA 4: VALLE DEL DADÈS – MERZUGA

La ruta hacia el desierto es larga, así que bien temprano tocaba seguir camino. El primer alto tiene que hacerse en las espectaculares Gargantas del Dadès. Las montañas color rojizo se entremezclan con enormes palmerales y riachuelos de agua fresca. Una combinación de colores que impresiona al visitante. La ciudad de Tinghir ofrece vistas fantásticas de esta paleta de contrastes.

Muy cerca se encuentra la Garganta del Todra, un impactante desfiladero con paredes de hasta 300 metros de altura. El desvío en el camino bien merece la pena.

El último tirón de carretera nos permite llegar a Merzouga antes del atardecer. Conviene tener reservada la noche en el desierto antes de llegar, ya que los tours se cogen en hoteles repartidos por varios kilómetros de la zona.

Desierto Erg Chebbi

Hay decenas de opciones para acampar en el desierto. Eso sí, la sensación que nos llevamos es que la experiencia de dormir en los campamentos en Erg Chebbi es poco auténtica. La sobreexplotación de la zona hace temer que la belleza del lugar acabe siendo afectada por la voracidad de los empresarios que operan aquí.

DÍA 5: IFRANE – FEZ

Ver la salida del sol entre las dunas del desierto y pasear en camello son experiencias realmente difíciles de olvidar. Una vez vividas, toca volver al coche y hacer largo camino hacia Fez.

Dromedarios en Erg Chebbi

Nuestras únicas paradas fueron para comer en el pueblo de Midelt y merendar en Ifrane. Allí nos detuvimos en el Parque Nacional para ver los monos autóctonos que viven en esta zona del Atlas Medio. Seguimos hacia la misma población de Ifrane, construida en la década de 1930 y que imita a las localidades suizas por sus edificios y parques. Toda una sorpresa para el turista que visita Marruecos.

Después de dejar el coche en el aeropuerto de Fez, nos dirigimos a la medina, donde nos esperaba nuestro riad para los últimos días de viaje.

DÍA 6: FEZ

Esta ciudad es pura historia viva y no dejará indiferente al visitante. Sus callejuelas, los olores, la comida y su gente son las señas de identidad de Fez. Es precisamente en el paseo por la medina donde el viajero debe estar atento a no caer en las trampas de los jóvenes que intentan convertirse en guías a cambio de algunas monedas. O algo más. El juego consiste en llegar casi al acoso del turista, por lo que nuestra recomendación es no responder a sus comentarios, en algunos casos ofensivos.

La ruta del primer día pasa inevitablemente por la visita a fondo de la medina. Empezamos por la puerta azul de Bab Bu Yelad, desde allí caminamos por los diferentes zocos que se van sucediendo: comida, alfombras, babuchas, ropa y regalos para bodas… todo cabe en la medina de Fez.

Curtidurías de piel de Chauwara (Fez)

En este paseo, hay que entrar en las interesantes Madrazas Bu Inania y el Attarine, fotografiar desde la puerta la Mezquita Kairauine y visitar las curtidurías de Chauwara. Para poder ver (y oler) el proceso tradicional de producción de cuero, la opción inevitable es subir a alguna de las terrazas con vistas a estos patios interiores. El precio a pagar por el guiri es comprar alguno de sus productos.

Si se quiere salir de los típicos puestos de comida local, os recomendaría dos restaurantes que nos gustaron: el Café Clock y el Ruined Garden.

DÍA 7: FEZ

La segunda jornada en Fez se puede dedicar al Fez el Yid (Nuevo Fez). Es un área colindante a la medina en la que hay varios puntos de interés. Primero arrancamos por los bonitos jardines de Bu Yelud; todo un oasis de calma y vegetación en la cálida Fez. Seguimos camino hacia el Palacio Real, que solo puede verse desde el exterior. Esta es una ciudad enamorada de su rey, Mohammed VI, cuya esposa es de Fez. Todas las tiendas tienen alguna foto familiar del monarca y se toman muy a pecho cualquier comentario que no alabe su figura.

Jardines de Bu Yelud (Fez)

Tras las fotos en la puerta del Palacio toca continuar por el colindante barrio judío. En la Rue des Mérinides se pueden ver edificios muy diferentes al del resto de la ciudad con siglos de historia. Allí aprovechamos para conocer la sinagoga Ibn Danan y contemplar las vistas del cementerio judío, visible desde la terraza superior.

Nuestro viaje finalizó con un tratamiento hammam en nuestro riad. Con el vuelo nocturno de vuelta cerramos una semana llena de contrastes que, en general, nos dejó muy buen sabor de boca.

Fotos: Kevin Kwik

Escapada a la Conca de Barberà

Situada a menys d’una hora i mitja en cotxe de Barcelona, la Conca de Barberà és una destinació perfecta per a una escapada de cap de setmana. Es tracta d’una comarca de Tarragona amb molta història. De fet, Montblanc va arribar a ser la setena ciutat més poblada de Catalunya al segle XIV i fins i tot s’hi van celebrar diverses Corts Catalanes. El paisatge de la regió es caracteritza pels seus boscos, muntanyes i vinyes.

Els vins de la Conca de Barberà comencen a fer-se un forat entre els millors del país. I nosaltres ho vam poder comprovar en una escapada de cap de setmana perfecte de gastronomia i enologia.

VISITES
  • MONTBLANC

La capital de la comarca té un centre històric molt ben conservat. Rodejat d’una muralla espectacular repleta de torres, val la pena passejar-hi i descobrir racons espectaculars. La Plaça Major, l’Església de Santa Maria la Major i el carrer dels Jueus són alguns dels indrets que s’han de visitar.

L’Església de Santa Maria la Major (Montblanc)
  • MONESTIR DE POBLET

L’espectacular Monestir de Poblet és, segurament, la gran atracció de la Conca de Barberà. I la visita no decepciona. El privilegiat recinte religiós està ubicat a les afores de l’Espluga de Francolí. L’entrada permet fer la visita per lliure o sota la guia d’un monjo, que durant una hora i mitja explica alguns dels racons més interessants d’aquesta abadia fundada el segle XII. Com a visitants ens han impactat la bona conservació del conjunt d’edificis, la barreja d’estils arquitectònics i alguns dels espais, com la Porta Reial, el claustre major i la sala capitular, on encara la comunitat de monjos s’hi reuneix. L’església major també és preciosa i allotja les tombes de comtes-reis de la corona catalanoaragonesa, com la de Jaume I el Conqueridor. Es tracta doncs d’una visita obligada i molt recomanable.

 

  • BODEGUES

Si us agrada el vi, no deixeu de visitar les bodegues de la Conca de Barberà. Però comproveu els horaris de visita i degustació, ja que durant les tardes de cap de setmana estan tancades. Nosaltres també vam passar per la Cooperativa de Montblanc per a comprar-hi vins de la zona. A la Cooperativa també obren els dissabtes a la tarda.

Cooperativa Vins Montblanc

* Josep Foraster (Montblanc): La visita guiada i la degustació de vins té un cost de 5 € per persona, però alguns hotels (com el nostre) regalaven invitacions. Val molt la pena, ja que la família propietària del celler fa una molt bona explicació del funcionament de la bodega. El recorregut acaba amb una degustació d’alguns dels seus vins, que són excel·lents i han rebut nombrosos premis internacionals.
* Carles Andreu (Pirà): El mestre sommelier Ferran Centelles ens va recomanar els vins d’aquesta bodega familiar. La visita és gratuïta i també recomanable. De gran qualitat i tradició familiar, aquest celler es caracteritza per produir caves i vins, alguns d’ells amb la varietat de raïm pròpia de la zona: el trepat.
* Carlania (Barberà de la Conca): En Ferran Centelles també ens va recomanar aquesta bodega, però no hi vam poder anar. Els caps de setmana només fan visita els dissabtes al matí.

ALLOTJAMENTS

Al ser una zona poc explotada turísticament, no hi ha una gran quantitat d’opcions d’allotjament. Ni a Booking ni a AirBnB hi ha gaire oferta. Amb tot, nosaltres ens vam allotjar al correcte Hotel Rural Sercotel Villa Engracia, a Les Masies, molt a prop de l’Espluga de Francolí. L’hotel té una qualitat-preu raonable, i més si es reserva a través de la seva pàgina web.

RESTAURANTS

Tres recomanacions esplèndides de la zona. Això sí, prepareu-vos per menjar de qualitat i en abundància.

* Molí del Mallol (Montblanc): Fantàstica cuina catalana. Si s’hi va per dinar durant el cap de setmana, s’ha de reservar i, segurament, haver d’esperar una mica. Val molt la pena, tot i que el preu és una mica elevat.
* Art Restaurant (L’Espluga de Francolí): Amb una carta reduïda, però deliciosa, és un altre dels millors restaurants de la zona. Cuina a la brasa i servei excel·lent. Més econòmic que el Molí del Mallol, també val la pena reservar prèviament.
* Fonda dels àngels (Montblanc): Menjar casolà de primera qualitat. El restaurant està al casc antic de la ciutat. Atenció, que els diumenges tanquen tot el dia.

Ruta de 19 días por México en agosto

Uno de los grandes atractivos de México es que es un país con una riqueza cultural, gastronómica y paisajística enorme. Planificar una ruta para viajar por tu cuenta no es sencillo, ya que es imposible visitar todo lo que se quiere. En nuestro caso, tuvimos que renunciar a visitar algunas zonas que queríamos ver, como Oaxaca o Palenque, ya que no teníamos suficientes días de vacaciones. A pesar de eso, nuestra ruta incluyó México DF, la costa oaxaqueña, Chiapas y una buena gira por Yucatán. ¡Y en solo 19 días! Para hacerla hay que tener algo de espíritu aventurero y atreverse a alquilar coche en un par de zonas. Nuestra experiencia ha sido muy positiva y no hemos tenido ningún problema de seguridad. Todo lo contrario, los mexicanos y mexicanas nos trataron fantásticamente bien.

DÍA 1: VUELO BARCELONA – MÉXICO DF

Salimos de Barcelona por la mañana con American Airlines, pasando por Philadelphia. Para los más despistados, como nosotros, recordaros que todos los vuelos con escala en Estados Unidos requieren del ESTA. Después de dos largos vuelos llegamos a México DF por la noche. Lo primero que hicimos fue cambiar dinero en las casas de cambio del aeropuerto y conseguir un par de tarjetas telefónicas pre-pago en un 7 Eleven. Así tendríamos datos para mapas y aplicaciones durante nuestras vacaciones. De ahí, cogimos un Uber, la mejor opción para desplazarse por la capital.

DÍA 2: VISITA POR MÉXICO DF

Durante la primera jornada en México DF toca visitar el Casco Histórico de la ciudad. Todas las atracciones quedan cerca: la enorme plaza del Zócalo, la Catedral, el Palacio Nacional y el Templo Mayor están a tocar. Es un paseo agradable en el que se puede descubrir la larga historia del país, tanto la prehispánica como la colonial. Lo siguiente fue recorrer la Avenida Madero, repleta de comercios y restaurantes, para llegar al parque de la Alameda Central, donde se puede descansar un poco. Seguimos por el Barrio Chino hasta el Mercado San Juan, donde se puede comer y degustar platos típicos mexicanos. Por la tarde paseamos por nuestro barrio de Roma, donde aprovechamos para tomar nuestro primer mezcal y cenar.

DÍA 3: PIRÁMIDES TEOTIHUACÁN

Para visitar Teotihuacán por tu cuenta, puedes llamar a un Uber o desplazarte hasta la Estación de Autobuses del Norte. Allí salen buses cada 15 minutos hacia las pirámides. El trayecto dura cerca de una hora y tiene un coste de 52 pesos por trayecto. Una vez allí, se accede a la zona de ruinas, un enorme valle con algunas de las construcciones más espectaculares de Mesoamérica.

DCIM100GOPROGOPR3012.JPG
La Calzada de los Muertos avanza más de 2 kilómetros de norte a sur. Los turistas la recorremos hasta llegar a las impresionantes Pirámides del Sol y la Luna. La del Sol es imponente; la tercera pirámide más grande del mundo. Subir sus 248 escalones pone a prueba las energías del visitante, pero las vistas desde la cima son increíbles. Siguiendo la Calzada de los Muertos se llega a la más pequeña pero más bonita Pirámide de la Luna, desde donde las fotografías son todavía más espectaculares.
La visita a Teotihuacán supone media jornada de visita. En nuestro caso, dedicamos la tarde a descansar y pasear por el barrio donde teníamos el hotel.

DÍA 4: MUSEO ANTROPOLOGÍA Y VUELO A HUATULCO

Uno de los imprescindibles de México DF es el Museo Nacional de Antropología. En sus salas se explica de una manera didáctica y muy interesante cómo vivían en la época prehispánica. Las más interesantes son las salas 4 sobre Teotihuacán, la 6 de Mexica o azteca y la 9 acerca de los mayas. Tanto las reproducciones como las obras de arte demuestran la riqueza cultural e histórica del país. En un par de horas se pueden recorrer estas tres salas y tener una visión mucho más precisa de esas sociedades indígenas.
Nuestro viaje continuó con un vuelo hacia Huatulco, en la costa del Pacífico del estado de Oaxaca. Se trata de un vuelo de hora y media para llegar a una zona playera espectacular. Cuando se llega al aeropuerto se pueden coger buses para llegar al destino escogido. Nosotros cogimos un taxi saliendo del aeropuerto, ya que los que están dentro son mucho más caros. Nuestro destino final era Zipolite, un pequeño pueblo costero con encanto, especialmente por su ambiente surfero y liberal. Nos alojamos en el espectacular Hotel Noga, situado en el extremo norte de la playa.

DÍAS 5 a 7: ZIPOLITE

Después de un año duro de trabajo, nos merecíamos unos días de relax y playa. Zipolite ofrece esto y mucho más. Dedicamos los tres días a descansar, comer bien, dormir y disfrutar de la naturaleza salvaje de la costa de Oaxaca. Para los amantes del surf, este es un destino espectacular, aunque hay que tener mucha precaución con las corrientes del Pacífico.

zipolite

Nosotros hicimos una escapada recomendable a Mazunte, a pocos kilómetros de Zipolite. Muy cerca está La Ventanilla, donde contratamos una visita a la laguna de cocodrilos con la cooperativa Servicios Ecoturísticos La Ventanilla. Su trabajo consiste en proteger a estos reptiles en peligro de extinción, así como readaptar a animales salvajes maltratados o domesticados de manera ilegal. Una experiencia muy interesante.

DÍA 8: CAMINO A CHIAPAS

Desplazarse desde la costa de Oaxaca al resto del país no es sencillo ya que las infraestructuras no están muy preparadas. Nuestra ruta seguía en dirección a Chiapas. Había pocas opciones: ir hasta Oaxaca y coger una avioneta hacia Tuxla Gutiérrez o alquilar un coche en el aeropuerto de Huatulco y hacer un camino de unas 6 horas hasta el estado vecino de Chiapas. Ésta fue nuestra opción, ya que nos permitía poder desplazarnos por nuestra cuenta durante unos días. Alquilamos el coche con Europcar a través de la web Expedia. El coste final del alquiler subió por acabar dejando el vehículo en otro punto, pero haciendo cálculos era la opción más económica y rápida que teníamos. Además, si se conduce de día, viajar en coche es una opción segura por esta región de México. La mayoría de las carreteras de la zona están en muy buen estado.
Hicimos noche en la capital del estado de Chiapas: Tuxla Gutiérrez. Al ser una ciudad con poco encanto, dedicamos las últimas horas de la tarde a ir de compras en un centro comercial y cenar.

DÍA 9: CAÑÓN DEL SUMIDERO

Muy cerca de Tuxla se encuentra el espectacular Cañón del Sumidero. Se trata de un embalse de 25 kilómetros de largo con enormes acantilados repletos de vegetación a su alrededor. La mejor opción para verlo es viajar hasta Chiapa del Corzo, un hermoso pueblecito colonial, y desde allí contratar un tour en lancha. El que cogimos nosotros tenía un precio de 230 pesos y una duración de dos horas y media. Pudimos ver monos, cocodrilos y un montón de garzas y pelícanos rodeados de una naturaleza realmente espectacular, con paredes verticales que llegaban a los 800 metros.

sumideroDespués de comer en Chiapa del Corzo, continuamos recorrido hasta llegar al precioso San Cristóbal de las Casas, donde hicimos dos noches. Esta ciudad queda rodeada de montañas y está en una de las zonas con más presencia indígena de todo México. Pasear por su centro histórico, a pesar de haber muchos turistas, es todo un placer. Personalmente, el tipo de construcciones me recordó mucho a Andalucía, concretamente a Jerez. El ambiente es relajado y hay muchísima oferta gastronómica y comercial. La primera tarde la dedicamos a pasear por el centro y descubrir restaurantes y bares. Es muy recomendable tomarse unos vinos en La Viña de Bacco, donde todas las consumiciones vienen acompañadas de una tapa.

DÍA 10: CASCADAS EL CHIFLÓN

Si se cuenta con vehículo propio, se pueden realizar escapadas muy interesantes desde San Cristóbal de las Casas. La ciudad también cuenta con agencias turísticas que hacen estas visitas, pero suponen todo un día de viaje. Nuestra opción fue ir a las Cascadas de El Chiflón, a dos horas y media de distancia. El trayecto es muy interesante, porque permite conocer pueblecitos auténticos de Chiapas.

chiflon

Estas cascadas son un lugar de ocio para los locales y un descubrimiento asombroso para los turistas. Además de ser realmente impresionantes, el parque tiene muchas piscinas naturales de color turquesa en las que el visitante puede bañarse. El Chiflón está muy bien organizado y cuenta con vestuarios y restaurantes.
De vuelta a San Cristóbal de las Casas, dedicamos la tarde a seguir nuestra visita por el centro de esta ciudad histórica, base regional española durante el siglo XVI.

DÍA 11: VIAJE A CANCÚN

Dedicamos la mañana a visitar el interesante mercado municipal de San Cristóbal de las Casas, donde los hombres y mujeres de los pueblos cercanos llevan sus frutas, vegetales, animales y artesanías para vender. Allí pudimos escuchar por primera vez lenguas indígenas que todavía se hablan en el interior de México.
Después del paseo, hicimos el trayecto de 50 minutos en coche hacia el aeropuerto de Tuxla Gutiérrez, desde donde volamos a Cancún, nuestra siguiente parada. Allí alquilamos un coche para el resto del viaje y disponer de medio de transporte por la península del Yucatán. Como información interesante, comentar que las compañías de alquiler no cuentan con franquicias como en España, por lo que es obligatorio contratar seguros adicionales al precio pactado en la web.
Por nuestra hora de llegada a Cancún, decidimos hacer noche en Playa del Carmen.

DÍA 12: LAGUNA BACALAR

El sargazo se ha convertido en un problema de primera magnitud en todo el Caribe mexicano. Estas algas enormes impiden el baño en más de 150 kilómetros de costa y está destruyendo parte de la vida marina en la costa de la Riviera Maya, además de romper su imagen de playas idílicas. Pero esta región tiene muchas alternativas, como los cenotes (en este primer día en Yucatán fuimos al poco conocido Casa Cenote) y la imperdible Laguna Bacalar.

bacalar_1

Situada a 2 horas en coche al sur de Tulum, es toda una sorpresa encontrar un pueblecito poco turístico alrededor de un espectacular lago de aguas cristalinas de más de 60 kilómetros de largo. Bacalar tiene varios puntos de baño, llamados ‘balnearios públicos’. Sorprende el color turquesa de sus aguas y la paz del lugar, perfecto para pasar un par de días de descanso.

DÍA 13: RÁPIDOS DE BACALAR

Gracias a los consejos del personal de nuestro hotel descubrimos los Rápidos de Bacalar, una joya natural situada a 10 minutos del pueblo. Es una especie de club de campo en el que las familias locales y los turistas pueden bañarse en las aguas que pasan entre dos lagunas de aguas increíblemente transparentes. La pureza del agua se debe al entorno natural y a los estromatolitos, unas estructuras minerales vivas que van creciendo a partir de un complejo y largo proceso químico.

bacalar

Después de pasar toda la mañana en remojo y comer en el restaurante de los Rápidos, volvimos a Bacalar. Allí contratamos uno de los tours de la cooperativa de pescadores para que nos mostraran los cenotes que conforman la Laguna de Bacalar. La ruta finaliza con un baño en el Canal de los Piratas, un lugar perfecto donde ver la puesta de sol y tomar un baño natural de barro.
Como recomendación para comer o tomar algo en Bacalar, el visitante no puede perderse el restaurante La Playita, con vistas privilegiadas al lago y comidas y cócteles muy apetecibles.

DÍA 14: CAMINO MAYA

De buena mañana toca coger el coche y empezar la ruta hacia el norte, camino a Valladolid. Para no hacer tan largo el viaje hacia una de las ciudades más bonitas del Yucatán, decidimos hacer una parada estratégica en el pequeño pero precioso Cenote Carwash. Con pocos turistas y un entorno vegetal perfecto, es una buena opción para refugiarse del calor caribeño cerca de Tulum. Al llegar a Valladolid, paseamos por el centro de la ciudad. Sus casas de colores pastel nos recuerdan a algunas poblaciones del sur de España. En nuestro caso, no nos alojamos aquí, sino en Pisté, a tan solo un par de kilómetros de Chichen Itzá.

DÍA 15: RUTA DE CENOTES

Bañarse en un cenote es una experiencia 100% recomendable. Cerca de Valladolid hay un montón de ellos; en esta jornada, nosotros fuimos a cuatro. El más espectacular de todos es el Cenote Suytan. Situado en una enorme cueva, un agujero en la parte superior hace que en las horas centrales del día entre un gran rayo de luz que ilumina una plataforma enmedio del agua. Si se evitan los autocares de turistas, las imágenes conseguidas son realmente espectaculares.

cenote

La segunda visita fue al Cenote Zací, situado en el centro de Valladolid. Sorprende por la espectacularidad de sus dimensiones, estar semi-abierto y contar con una plataforma de salto de más de 7 metros de altura. Acabamos el día yendo a los frescos cenotes X’Kekén y Samulá, situados el uno al lado del otro.

DÍA 16: CHICHEN ITZÁ

La visita a una de las siete maravillas del mundo es obligada si se viaja al Yucatán. Nuestra recomendación es ir como muy tarde a las 9h de la mañana (abren a las 8h). El número de turistas se dispara a partir de las 10h y el calor es más soportable. Sinceramente, lo más interesante de las ruinas mayas de Chichen Itzá se puede ver en un par de horas. El Castillo es la edificación más conocida y es realmente impresionante de ver, especialmente si te imaginas los terribles rituales que se habían realizado en época maya. También hay que visitar La Plataforma de Venus, el campo de Juego de Pelota (que acababa con la decapitación del capitán del equipo ganador), el grupo de las 1.000 columnas y el Osario.

chichenitza

Después del calor de Chichen Itzá, lo que más apetece es un chapuzón en el cenote Ik-Kil, a un par de minutos en coche de las ruinas mayas. Es seguramente uno de los cenotes más populares y concurridos de la zona, pero realmente vale la pena pasarse un rato por allí.
En nuestro caso, continuamos ruta hacia la costa, para ir hasta la isla de Cozumel. Una de las mejores opciones para evitar el sargazo es visitar las costas occidentales de las islas de la zona, como Isla Mujeres, Isla Blanca o la misma Cozumel. Allí hicimos noche en un hotel del centro de la ciudad.

DÍA 17: COZUMEL

Queríamos poder bañarnos en aguas cristalinas. Las que todos tenemos en la cabeza del Mar Caribe. En Cozumel pudimos hacerlo, aunque no cuente con muchas playas en su costa occidental. Una de las alternativas está a unos 10 minutos en coche hacia el norte de la ciudad, donde se encuentra el resort Playa Azul. Allí los visitantes pueden bañarse en una pequeña playa a cambio de tomarse algo en el bar del hotel. Se puede hacer snorkel y ver algunos peces tropicales a tan solo unos metros de la arena.

cozumel
A la hora de comer, nos volvimos hacia Playa del Carmen para afrontar nuestros últimos días de viaje. Lo haríamos en el espectacular hotel TRS Yucatán.

DÍAS 18-20: RESORT EN PLAYA DEL CARMEN

Nunca nos había llamado la atención ir a un resort del Caribe con “la pulserita”. Pero después de la larga ruta con mochilas, decidimos acabar el viaje descansando en este hotelazo solo para adultos. Fue la mejor decisión que pudimos tomar. Pasamos tres fantásticos días disfrutando de unos servicios de lujo, restaurantes de categoría, sesiones de spa y cócteles a todas horas. Un paréntesis para relajarnos y dejarnos cuidar.

DÍA 20: VUELO A BARCELONA

Y hasta aquí nuestro viaje a México. Un país maravilloso que nos ha dejado con ganas de más. ¡Volveremos!

Guía práctica de Touristanbul de Turkish Airlines

Desde hace algunos años siempre me había parecido una propuesta interesante la de Turkish Airlines de ofrecer una visita guiada por la ciudad para los pasajeros con más de 6 horas de escala en sus vuelos internacionales. En nuestro viaje a Filipinas con esta compañía tuvimos la opción de coger uno de sus tours. Aquí os dejo varios consejos para coger el Touristanbul de Turkish Airlines:

1. No hay que reservarlo con antelación. Una vez pasado el control de pasaportes de la terminal internacional del Aeropuerto Ataturk de Istanbul, hay que recoger las maletas y salir del control policial. A mano derecha, justo al lado del Starbucks, está la oficina de Turkish en la que podemos reservar directamente el tour dejando nuestro siguiente billete de avión.
2. Hay que llegar media hora antes del inicio del tour. Si no somos puntuales no nos dejarán coger la visita guiada.
3. Los tours son cerrados. Como podéis ver en la página web oficial, cada día de la semana y en varios horarios, se ofrecen diferentes rutas con visitas cerradas.
4. Algunas rutas incluyen comida gratis. En nuestro caso, nos dieron de comer en un buen restaurante del Old Town. Nos sorprendió muy gratamente que se incluyera una comida tan buena y abundante.
5. Se puede dejar el grupo si se quiere. El guía cuenta con un papel en el que las personas que quieran continuar la visita a Istanbul por su cuenta pueden firmar para hacerlo. A nosotros nos quedaban muchas horas de escala, por lo que lo firmamos y pudimos visitar la Mezquita Azul, Santa Sofía y el Gran Bazar antes de volver al aeropuerto.

El balance que hacemos de Touristanbul es más que positivo. La buena organización y, sobretodo, la posibilidad de visitar una ciudad tan bonita como Istanbul durante esas horas lo convierten en una opción imprescindible si se hace una larga escala con Turkish Airlines.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ruta de 21 días por Filipinas en agosto

Aunque probablemente no es el mejor mes para viajar a Filipinas, este increíble país ofrece grandes lugares para visitar si se tiene flexibilidad y algo de paciencia. Al tratarse de la época de lluvias y debido a la poca fiabilidad de la mayoría de las webs meteorológicas a medio plazo, la suerte acaba siendo clave para escoger la mejor ruta. A pesar de eso, os recomiendo al 100% dedicar un verano a esta maravilla de la naturaleza. Éste fue nuestro viaje:

DÍA 1: Salida de Barcelona
Vuelo con Turkish Airlines con escala en Estambul (para escalas de más de 6 horas con esta compañía, no os perdáis el Touristanbul, del que os doy consejos en esta otra entrada).

DÍA 2: Llegada a Manila
Aterrizamos en la capital de Filipinas sobre las 19h. Teniendo malas referencias sobre la ciudad y con poco margen para coger un vuelo local hacia la siguiente escala, decidimos reservar un hotel cerca del aeropuerto con transporte incluido en el precio final.

DÍA 3: Vuelo directo a El Nido
Sin duda una apuesta arriesgada. Ir a Palawan en la zona oeste del país en agosto puede suponer el encadenar jornadas enteras de lluvias intensas. No fue el caso de nuestro primer día en este paraíso natural. Al llegar al pequeño aeropuerto de la isla, ya se puede comprobar que estamos en un paraje único. Después de comer en la misma capital, cogimos un triciclo motorizado que nos llevó a la preciosa playa de Marimegmeg. Allí pasamos la tarde, entre baños, fotos y cocktails en uno de sus fantásticos chiringuitos. Por la noche, cenamos en uno de los restaurante a pie de puerto de El Nido.

IMG_5667
Diversión garantizada en El Nido

DÍA 4: Tour C en El Nido
En El Nido se ofrecen varios tours por las islas cercanas de un día, denominados de la A a la D, y que incluyen la comida en el mismo barco. Según la mayoría de blogs que habíamos consultado, el A y el C son los mejores. Nosotros hicimos el C, que incluye la visita a Helicopter Island, Secret Beach, Matinloc Shire i Hidden Beach. A pesar de que en algunos momentos nos llovió, disfrutamos de una gran jornada, haciendo snorkeling en auténticos paraísos marinos. Vimos todo tipo de peces tropicales y pudimos contemplar una de las playas más bonitas del mundo: la Hidden Beach, absolutamente perfecta y espectacular. A la vuelta del tour, ducha calentita, relax y cena por el pueblo.

DCIM100GOPROGOPR0862.JPG
Peces payaso; un clásico en los mares de Filipinas

DÍA 5: Lluvia en El Nido
El día temido llegó… ¿qué hacer en El Nido si llueve a mares? Poca cosa la verdad. Los tours se cancelan, las actividades locales como el trekking y la vía ferrata se suspenden y el pueblo no ofrece muchas alternativas bajo cubierto, por lo que las opciones se limitan. Vale la pena tomarse el día de descanso: leer, ver películas o ir a tomar algo en alguno de los bares del centro. Y cruzar los dedos para que el tiempo de los siguientes días sea más benévolo.

DÍA 6: El Nido – Coron
Para viajar entre El Nido y Coron hay dos tipos de barco: el rápido que tarda unas 4,5 horas (1.750 PHP) y el lento que hace el trayecto en 6,5 horas (1.200 PHP con comida incluida). Nosotros nos decantamos por el segundo, especialmente por la hora de salida, que era a las 9 de la mañana y no a las 6 como el rápido. El barco es viejo e incómodo, pero forma parte de la experiencia de un viaje por Filipinas. A la llegada a la Ciudad de Coron se descubre un pequeño pueblo portuario, bastante caótico y sucio. Nosotros nos alojamos en un resort llamado Balinsasayaw, en la cercana isla de Uson. Nos vinieron a recoger y ya pasamos las últimas horas del día descansando y contemplando el espectacular paisaje que ofrece la auténtica isla de Coron, toda una muralla vertical de roca y vegetación tropical.

FullSizeRender 7
Decenas de playas espectaculares en las cercanías de Coron

DÍA 7: Tour en Coron
El tour principal de la zona consiste en visitar varios destinos increíbles en la isla de Coron, una reserva natural imprescindible. Allí se puede hacer snorkel en Siete Pecados, ver un barco hundido en el Skeleton Wreck o bañarse en los lagos de agua dulce de los Twin Lagoons o de Kayangan Lake. Este tour se puede reservar tanto en la ciudad como en la mayoría de hoteles. Con salida sobre las 9 de la mañana y vuelta alrededor de las 4.30 de la tarde es sin duda una visita obligatoria. Hay que decir que esta visita organizada nos lleva a lugares bastante saturados de turistas, por lo que hay que tener cierta paciencia e intentar disfrutar de los espacios compartiendo trayecto con cientos de personas de todo el mundo.

FullSizeRender 8
Ideal para el snorkeling: Siete Pecados en Coron

DÍA 8: Visitas en Coron
Relax. Después de varios días sin descanso, bien merece la pena disfrutar de las playas cercanas al hotel, hacer snorkelling y, en nuestro caso, comer en uno de los muchos restaurantes que se encuentran en la avenida principal de la Ciudad de Coron. Además, aprovechamos para reservar un tour privado en barco para el día siguiente. Se tiene que contratar justo al lado del Mercado Público, en la Asociación de Barcos Turísticos, donde disponen de una tabla de precios prefijados para las rutas por las playas, islas y lugares de buceo de la zona. Sin duda, una opción más que recomendable para grupos de más de dos personas. Después de reservar la ruta, nos fuimos a las aguas termales de Makinit. Están situadas a 20 minutos en triciclo del centro de la Ciudad de Coron (unos 200 PHP por trayecto). Son unas ‘hot springs” pequeñas pero curiosas; aguas marinas calientes con buenas vistas que por un precio económico (200 PHP por persona) nos permiten relajarnos y acabar el día con las pilas cargadas.

DÍA 9: Tour privado en Coron
La ruta privada en barco ofrece la opción de visitar los lugares de la Isla de Coron que no se hayan podido descubrir en la ruta clásica. Además de ser puntos mucho menos concurridos, se disfruta del tiempo que uno quiere en cada sitio, por lo que sin duda es una alternativa excelente para disfrutar de los maravillosos parajes que ofrece esta isla. En nuestro caso, visitamos cinco lugares. Los dos primeros incluían lugares para hacer snorkelling: Twin Peaks y Coral Garden. Sus corales y peces de colores son espectaculares. Después nos dirigimos a una playa de película: Atwayan. Allí pudimos comer en uno de los merenderos de madera preparados para los tours, tomar el sol y disfrutar de la espectacular belleza de las rocas, plantas y árboles de la costa. Finalmente, acabamos el recorrido en la tranquila playa de CYC, justo al lado de nuestro resort. Una gran experiencia que tan solo costó 4.900 PHP para las cuatro personas (incluyendo la comida y las tasas de las paradas en la Isla de Coron).

IMG_5832
Playas de ensueño como la de Atwayan en Coron

DÍA 10: Coron – Panglao
Philippine Airlines y Cebu Pacific ofrecen vuelos a buen precio hacia la zona de Cebu desde Coron. Una vez llegados a esta gran ciudad se puede dar el salto en un par de horas en barco hacia la maravillosa Bohol; concretamente a la zona de Panglao. Desde el aeropuerto de Cebu hay que coger un taxi (los blancos son más económicos) y dirigirse al puerto de Cebu. Es un trayecto de media hora y unos 250 PHP. En el puerto hay varias compañías que viajan a Tagbilaran, la capital de Bohol. Desde allí, por unos 500 PHP, los taxis te trasladan hacia Alona Beach, la zona más concurrida y turística de Panglao. Allí teníamos nuestro hotel a pie de playa. Por la noche, lo más interesante es pasear por la playa y las calles principales para buscar un bar y tomarse una San Miguel fresquita o un restaurante para cenar. La oferta es amplia y para todos los gustos y presupuestos.

IMG_5882.JPG
Espectacular la playa de Alona Beach en Panglao

DÍA 11: Open Water en Panglao
Dedicamos tres de los días en Panglao a sacarnos el título Open Water de buceo. En Alona Beach hay muchas escuelas de buceo, algunas de ellas regentadas por españoles, para poder realizar inmersiones o sacarse títulos oficiales PADI. Nosotros fuimos a Bohol Divers y estamos muy satisfechos del servicio y el trato de Sara, Pelayo, Berta y todo el equipo. Por 16.000 PHP (unos 280 euros por ser temporada baja) pudimos hacer el curso en tan sólo tres días. En esta primera jornada hicimos la parte teórica de los vídeos y las inmersiones en la piscina. Un día duro pero necesario para entender todo lo que conlleva aventurarse en este apasionante mundillo. Como acabamos tarde, ya no tuvimos tiempo para hacer nada más ese día.

DÍA 12: Curso de submarinismo en Panglao
Tocaron las dos primeras inmersiones de submarinismo en el mar. ¡Menuda experiencia! Nunca podré olvidar la sensación del primer descenso en el espectacular arrecife que tiene Panglao. La belleza de los corales y la fauna de esta playa, casi a tocar de los bañistas, es alucinante. Peces de mil colores y corales de todos los tamaños y formas nos rodean constantemente. Una experiencia inolvidable y más que recomendable.
Por la tarde, alquilamos unas motos (unos 500 PHP al día, además de ser una opción casi obligada cuando se está en Alona Beach) y nos fuimos a la playa White Beach. Situada a unos 10 minutos de carretera y casi desértica, con sólo algunos locales, es una buena opción para salir de la masificación de nuestra playa.

FullSizeRender 3.jpg
Submarinistas en acción en Panglao

DÍA 13: Título conseguido de OWD en Panglao
Por la mañana, últimas dos inmersiones del curso y examen final… ¡aprobados! Para celebrarlo, nos dimos un homenaje para comer y decidimos ir a una de las playas secretas de la zona. Para llegar desde Alona Beach, hay que coger la carretera dirección Panglao City y pasar de largo los dos cruces del pueblo. Se llega a un punto en el que la carretera de cemento se convierte en camino de tierra. Hay que seguirlo hasta un punto en el que no se puede seguir. Allí se pueden aparcar las motos para seguir caminando todo recto por un caminito hasta llegar a una playa paradisíaca que no tiene nombre. Las puestas de sol son espectaculares.

IMG_5888.JPG
La fantástica playa sin nombre para ver puestas de sol en Panglao

DÍA 14: Ruta en moto a Bohol
Aprovechando las motos alquiladas, decidimos hacer una excursión a la isla principal de Bohol. Concretamente a las cascadas Mag-Aso, cerca de Antequera. El camino nos supuso poco más de una hora. El recorrido se puede hacer sin muchos problemas yendo hacia Tagbilaran y desde allí seguir dirección norte por una preciosa carretera poco transitada. Para entrar en las cascadas hay que pagar 5 PHP por entrar las motos y otros 20 para ver las waterfalls. Al ir en época de lluvias, el río bajaba muy caudaloso y no pudimos bañarnos. Pero el paisaje nos dejó impresionados. Por la zona hay más cascadas; todo es cuestión de buscar e intentar encontrar alguna que nos guste.
De vuelta, paramos en Tagbilaran y fuimos a su centro comercial más grande, el Bohol Quality Mall, situado en la carretera principal. Es un buen lugar para comer, tomar algo o comprar comida o algo que nos haga falta.

DÍA 15: Panglao – Siquijor
Si se cuenta con algún título de submarinismo, sería un pecado no hacer la inmersión a la isla de Balicasag. Situada a seis quilómetros de Alona Beach, se llega en unos 30 minutos en barco. Se trata de una reserva marina y las escuelas de submarinismo ofrecen salidas diarias por unos 3.300 pesos. Pero ojo; el gobierno filipino solo admite a 150 personas por día en la isla, por lo que es importante reservar con varios días de antelación. El esfuerzo vale muchísimo la pena, ya que las inmersiones se hacen en acantilados submarinos que llegan a los 50 metros, con todo tipo de corales, peces y la garantía de que se verán tortugas marinas.
Y ahora llega la aventura estresante del viaje: cómo ir desde Panglao hasta Siquijor. La falta de información fiable de las compañías de ferris casi nos deja en tierra un día entero. Sólo existe un barco diario express que une las dos islas: es de la compañía Oceanjet y sale a las 10.20 de la mañana. Existe otro ferri, que las oficinas turísticas no promocionan, que sólo sale los lunes, miércoles y sábados a las 20.00. Es mucho más barato y lo utilizan casi en exclusiva los locales. Las reservas hay que hacerlas o en el puerto o en la oficina de la compañía Lite Shipping. Es muy recomendable comprar los billetes con más de un día de antelación, ya que suele ir lleno. Se trata de un barco lento que llega a Siquijor en unas tres horas y media.

IMG_5852
Listos para salir hacia Apo Island desde Alona Beach

DÍA 16: Moto en Siquijor
La zona más preparada para el turismo de Siquijor está al norte de San Juan, al suroeste de la isla. Nosotros nos alojamos cerca de la playa de Paliton. Sinceramente, las playas de Siquijor no son las mejores del país, pero merece la pena pasar unos días en esta isla para disfrutar de sus paisajes y sus gentes. Alquilar una moto puede salirnos por unos 300 PHP por día y es imprescindible para poder desplazarse. Moverse por Siquijor es sencillo: hay una carretera circular en buen estado que rodea la isla y que tiene unos 75 quilómetros. Un buen plan es perderse por ella y los caminos que llevan a playas, cascadas y otras atracciones naturales. En nuestro primer día, decidimos pasar la mañana en las espectaculares cascadas de Lugnason. Allí pudimos saltar desde lianas y los salientes del río, disfrutando de un entorno espectacular. Estas cascadas ofrecen la opción de subir por un camino lateral en el que hay un total de 12 mini cascadas que tienen los nombres de los signos del zodíaco. Comimos en un local filipino cercano y fuimos a hacer snorkel a la espectacular reserva marina de Tubod. Por tan sólo 50 PHP, se puede acceder a una zona reservada para snorkelling situada justo al lado del Hotel Coco Grove Beach Resort. A unos 50 metros de la playa ya se pueden ver fantásticos corales y peces tropicales. Una parada imprescindible si nos gusta la naturaleza. Por la noche (y todas las siguientes en Siquijor) cenamos en el restaurante Dagsa Resto Bar; fantástica comida en un espacio muy bien decorado y con música en directo. Imprescindible.

IMG_5967
¿Listos para saltar desde las cascadas de Lugnason?

DÍA 17: Cascadas y playas en Siquijor
Siguiendo nuestra ruta por la carretera circular de Siquijor, el segundo día en la isla tuvo como paradas las divertidas cascadas de Cambugahay. Por 50 PHP se puede saltar al río en lianas todas las veces que uno quiera. El acceso se hace desde la carretera, y los locales cobran una pequeña tasa por aparcar allí la moto. Después de varios saltos y de comer en un restaurante de carretera, nos dirigimos a la solitaria playa de Cagusua. Allí hay varias calitas en las que descansar y relajarse.

IMG_6022
Como tarzanes en las cascadas de Cambugahay

DÍA 18: Vuelta en moto por Siquijor
El día de la aventura: vuelta completa a la isla en moto. Hay que señalar que la carretera está en buen estado pero que, en caso de ir haciendo paradas, se dedica casi todo el día a recorrerla. Primero nos dirigimos a la ciudad de Siquijor para comprar los billetes del ferry hacia Dumaguete (cuestan entre 100 PHP y 150 PHP). El pueblo en sí no tiene ningún atractivo, como la gran mayoría de poblaciones del país. Seguimos ruta a la búsqueda de la conocida playa de Sandugan. Encontrarla es complicado y, sinceramente, no vale mucho la pena. Proseguimos recorrido en dirección este hasta llegar a Salagdoong. Se trata de una especie de complejo turístico que cuenta con un par de playas interesantes (no espectaculares) y un antiguo parque acuático en desuso. Para entrar hay que pagar una pequeña tasa de acceso con las motos. Es una buena parada estratégica para hacer fotos y comer en su restaurante. Seguimos ruta por la isla, disfrutando del paisaje que rodea la carretera. En nuestro caso, decidimos darnos un homenaje y contratar un masaje en el hotel Coco Grove Beach Resort. Por 700 PHP, nos dieron un épico masaje que nos vino de maravilla. Ver la puesta de sol desde nuestro hotel en la costa norte de San Juan y otra gran cena en el Dagsa Resto Bar, cerraron nuestra gran etapa de Siquijor.

IMG_5982
Puestas de sol de ensueño en Siquijor

DÍA 19: Siquijor – Dumaguete
Bañito en la piscina del hotel y ferry de hora y media hacia Dumaguete, la ciudad más grande de la zona. A pesar de que ya se percibe un ambiente más cosmopolita y urbanita, personalmente no le encontré ningún atractivo especial a la ciudad. Después de comer en el más que atractivo restaurante mexicano Moon Café, dejamos las maletas en el hotel y paseamos por el centro, la zona más concurrida de la población. Aprovechamos para reservar unas inmersiones en Apo Island para el día siguiente en Harold’s Diving y nos dirigimos al centro comercial Robinson, en el que hay comercios y restaurantes de todo tipo.

DÍA 20: Inmersión en Apo
La jornada de inmersión en Apo Island fue intensa. La escuela de submarinismo que cogimos estaba regentada por filipinos y en líneas generales el servicio que nos ofrecieron fue bastante flojo. A pesar de ello, pudimos disfrutar de un paisaje marino increíble, pudiendo ver tortugas, serpientes marinas, bancos de peces enormes y todo tipo de peces tropicales. Muy recomendable realizar inmersiones o snorkelling (si puede ser con otra empresa, mejor que mejor). A la vuelta, paseamos por el bulevar Rizal, una especie de paseo marítimo y nos dimos el segundo homenaje del viaje, con un masaje tailandés de una hora en el Grand Royal Spa por tan solo 250 PHP. Quedamos como nuevos para la última cena y cocktails en Filipinas.

IMG_6144
Aguas turquesas entre Dumaguete y Siquijor

DÍA 21: Dumaguete – Barcelona
Después de un último paseo para hacer las compras finales en el centro comercial Lee, fuimos al aeropuerto de Dumaguete, en el que el viajero no tiene casi ninguna opción de comprar o comer nada. En poco más de una hora llegamos a Manila para acabar cogiendo nuestro vuelo final hacia Barcelona. Tres semanas después cerramos un viaje fantástico donde las playas, selvas y, sobretodo, la gente del país, nos han maravillado.

Cierre redondo a la temporada más intensa

Cuando en septiembre arrancamos temporada de nuestro proyecto WP CAMP tuvimos que decidir si seguíamos en la misma línea de los años anteriores o tomábamos decisiones arriesgadas para intentar seguir creciendo. Después de darle muchas vueltas nos decantamos por la segunda opción. Hoy, pasada la vorágine de estos últimos cuatro meses, tengo claro que tomamos el camino correcto.

En nuestro quinto año de proyecto, pudimos habernos conformado, sabiendo que la fórmula ya funcionaba. Pero siempre hemos pensado que WP CAMP es algo más que  torneos y campus de waterpolo. Los cambios que hicimos fueron toda una revolución para nosotros: sustituir las sedes de tres de nuestros campus de waterpolo, crear un torneo cadete femenino desde 0 y arrancar nuevos campus deportivos de natación y natación sincronizada.

IMG_5161
Equipos infantiles WP CAMP participantes en el I Torneig Estanypolo de Banyoles

Vamos por partes. Dejar Encamp en Andorra y Fadura en Getxo era una apuesta arriesgada, ya que eran las sedes donde arrancamos nuestros campus WP CAMP XTRM y WP CAMP SURF. En ambos casos, queríamos darle la vuelta a unos campamentos de waterpolo consolidados que, con las nuevas ubicaciones, podrían mejorar a nivel de entrenamientos, alojamiento y actividades. La decisión ha sido todo un éxito, ya que este año hemos batido todos nuestros récords de inscripciones, acercándonos a los 200 jugadores y jugadoras de waterpolo apuntados en nuestros campus. Además, por primera vez, hemos tenido a deportistas extranjeros, por lo que ya empezamos a cruzar nuestras fronteras; una asignatura pendiente que ya hemos superado.

IMG_5356
Entrenamiento de los WP CAMP KIDS en El Collell

Por otro lado, nos lanzamos a la piscina con el objetivo de crear un torneo cadete femenino. Después de que algunos padres y madres, jugadoras y clubes nos pidieran reiteradamente que lo organizáramos, nos animamos y creamos el I Torneo WP CAMP Leioa en el Puente de Mayo pasado. Con 11 equipos el primer año batimos todas nuestras previsiones. A día de hoy ya podemos confirmar que la segunda edición se volverá a celebrar en Askartza en las mismas fechas.

IMG_5426
Participantes del primer campus de natación sincronizada SINCRO CAMP

Y finalmente, valoro muy positivamente el arranque de los campus de natación SWIM CAMP y de natación sincronizada SINCRO CAMP. Ya somos la primera empresa del país y una de las pocas del mundo especializada en organizar campamentos deportivos de deportes acuáticos. Ha sido sin duda un paso adelante y toda una apuesta de futuro que nos permitirá crecer en nuevas áreas; un gran reto que nos tiene entusiasmados.

IMG_5318
Entrenamiento de los nadadores y nadadoras del campus de natación SWIM CAMP

En definitiva, arrancamos vacaciones con la satisfacción del trabajo bien hecho y la sensación de que podemos seguir mejorando para corresponder a la confianza de cientos de familias que han apostado por nosotros. Feliz verano a todxs!!!